Página principal

¿Quienes Somos?

Deportes

Educación y Enseñanza

Educación Física

Entrenamiento

Iniciación Deportiva

Investigación

Lecturas

Medicina Deportiva

Recreación

Salud

Salud y Actividad Física

Nutrición

Sociedad

Programa de Radio

Monográficos



 
ACTUALIDAD
Veinte basurales transformados en plazas con el trabajo de 105 jóvenes 
Finalizó primera edición de Espacio ganado de la IM, que empleó a jóvenes de contexto vulnerable. Martínez anunció que habrá una segunda.

Fuente: ECOS Uruguay
Este jueves se realizó el cierre de la primera edición del programa Espacio ganado , que la Intendencia de Montevideo realizó mediante su Secretaría de Empleabilidad para la Inclusión Social y en convenio con distintas organizaciones de la sociedad civil y cooperativas de trabajo.

Mediante su implementación y con la participación de 105 jóvenes, 20 espacios que se habían transformado en basurales fueron limpiados, acondicionados y transformados en plazas públicas.

La idea y el compromiso es seguir con este proyecto , afirmó el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, y aseguró que esta es una forma maravillosa de empoderar a los jóvenes.

Las obras fueron realizadas por jóvenes de entre 15 y 29 años, pertenecientes a las organizaciones Centro de Participación para la Integración y el Desarrollo (Cepid), la Cooperativa de Docentes para una Formación Integral (Codof), Tacurú, Acción Promocional 18 de Julio, Juventud para Cristo y Cooperativa Hincapié.

Entre ellos había jóvenes en situación de vulnerabilidad social y sin experiencia laboral formal, hijos de trabajadores rurales y trabajadores zafrales residentes en los municipios G y A e hijos de clasificadores de residuos.

Además, participaron hijos de migrantes llegados desde Venezuela, Colombia y Brasil, entre otros países. Los trabajos se realizaron durante los últimos seis meses, en los cuales los participantes se dividieron en siete equipos.

Además de trabajar en las plazas, recibieron cursos de capacitación en oficios (albañilería, obra seca, herrería y jardinería), además de talleres de salud ocupacional, seguridad y normativa laboral; orientación vocacional; salud sexual y reproductiva; violencia basada en género; alfabetización digital; economía doméstica; técnicas para la búsqueda de empleo; nivelación y acreditación educativa para quienes no culminaron el ciclo primario.

En el evento de cierre del programa, los jóvenes recibieron diplomas que acreditaban su pasaje por la iniciativa y contaron sus experiencias. Uno de ellos, integrante de Tacurú, agradeció la oportunidad de tener su primer trabajo y dejó en claro su interés por seguir: estaría buenísimo seis meses más, dijo y arrancó el aplauso de sus compañeros.

Fuente: ECOS Uruguay